concienciacion sobre la sal

Noticias

La Semana de la Concienciación sobre la Sal se celebra a mediados de marzo de cada año con el objetivo de dar consejos para mejorar nuestra salud reduciendo nuestro consumo de sal.

Todos sabemos que un exceso de sal puede ser perjudicial para nuestra salud. La reducción de la sal ha sido una característica de la política alimentaria del Reino Unido durante más de dos décadas y, a nivel global, ha inspirado al mundo entero y, hasta la fecha, algo menos de 100 países cuentan con algún tipo de política de reducción de la sal. Estas políticas se dirigen específicamente a la industria alimentaria, ya que tres cuartas partes de la sal que el país ingiere cada día se encuentran en los alimentos envasados y preparados, lo que dificulta que el consumidor ingiera menos sal.

Nuestro cuerpo necesita un poco de sal para sobrevivir, pero consumir demasiada sal aumenta el riesgo de desarrollar hipertensión arterial, lo que podría provocar enfermedades cerebrovasculares y otros problemas relacionados con el corazón.

¿Qué es la sal?

La sal de mesa es la mayor fuente de sodio en nuestra dieta y es este sodio el que nos causa varios problemas de salud. Si bien es cierto que necesitamos el sodio en nuestra dieta para ayudar a regular los fluidos en el cuerpo, casi siempre consumimos demasiado.

¿Qué cantidad deberíamos consumir?

Las directrices del gobierno recomiendan que no comamos más de 6 gramos de sal al día, pero actualmente estamos consumiendo un tercio más.

¿Por qué comemos más de la cantidad recomendada?

Muchos de nosotros obtenemos la mayor parte de la sal de los alimentos procesados. No sólo en los platos preparados, sino también en alimentos como los panes y los cereales, que también albergan una sorpresa salada. Y ésta es una de las razones por las que nos resulta difícil reducir nuestro consumo de sal. Así que si podemos darte un consejo, por favor, lee las etiquetas de los alimentos para asegurarte de que estás haciendo elecciones bajas en sal.

¿Cómo puedo reducirla?

Adquirimos un gusto por la sal y, con el tiempo, nos acostumbramos a una determinada cantidad en nuestra dieta. Si reduces la cantidad de forma drástica y repentina, es posible que al principio la comida resulte insípida. Sin embargo, el sabor no sólo proviene de la sal.

Las hierbas frescas y secas, las especias, la pimienta negra, la guindilla y el limón son formas estupendas de añadir sabor mientras se reduce lentamente la sal y no se nota tanto la pérdida. Nuestras papilas gustativas sólo tardan 3 semanas en adaptarse y volverse más sensibles a la sal, por lo que obtendrás el mismo impacto de sabor con menos sal. Intenta usar menos sales refinadas y reduce la cantidad cuando y donde puedas. Ten cuidado con ingredientes como la salsa de pescado y de soja y los gasificantes, porque es el sodio lo que realmente hay que vigilar.

Si tienes alguna pregunta, pónte en contacto con anisha@azada.es

Suscríbete a nuestras promociones y recetas

SUSCRIBIRSE AL BOLETÍN